Responsabilidad médica - Portugal

Cada vez son más frecuentes los casos en Portugal en los cuales se analiza la existencia de un error en una actuación médica. Este hecho genera situaciones de responsabilidad para los profesionales e instituciones sanitarias con consecuencias para los pacientes y sus familias que pueden ser encuadradas en diferentes áreas del derecho, dependiendo de la existencia (o no) de una relación contractual entre el profesional sanitario y el paciente.

El régimen de la responsabilidad civil en hospitales públicos o en clínicas y/o consultorios privados es distinto, pues a los primeros se les aplica el régimen de la responsabilidad civil extracontractual del estado y demás entidades y a los segundos las reglas del Código Civil.

Por otro lado, la responsabilidad por mala praxis está, en la mayoría de los casos, asociada al error, configurando una acción u omisión que viola la “lex artis” y provoca un daño en el paciente, situándose, bien en el campo de la negligencia, bien si la actuación supusiera la falta de pericia o prudencia las consecuencias legales podrían ser diferentes.

También es importante subrayar que la existencia de un daño en el ámbito sanitario no implica por si misma la imputación de la responsabilidad civil al profesional que lo ha practicado, siendo necesario cumplir los requisitos del instituto jurídico.

Por ello, el análisis de cada situación en particular y su encuadre es esencial para una defensa adecuada de los intereses asociados, disponiendo Belzuz Abogados de profesionales con una amplia experiencia en el análisis de situaciones similares, asesorando a sus clientes tanto en la fase extrajudicial como en la judicial.


 Dentro de este departamento se desarrollan los siguientes servicios:

Negligencia médica

Por negligencia médica se entiende aquellas acciones u omisiones de los profesionales de la salud que causan daño a un paciente; no realizar una radiografía de manera correcta, o no realizar una tomografía computarizada antes de que se presenten síntomas graves, retrasar una operación más de lo que sería prudente, o realizar una intervención quirúrgica de manera incorrecta, son ejemplos típicos de negligencia médica.

La negligencia médica se puede agrupar en dos grandes grupos: errores / retrasos en el tratamiento y errores / retrasos en el diagnóstico.

Las consecuencias de la negligencia médica son principalmente la muerte, las lesiones y/o un tiempo prolongado de recuperación / convalecencia. Además, el hecho de haber sido víctima de una negligencia médica supone un sufrimiento psicológico adicional; esto es lo que se define como daño moral. La lesión puede haber sido sufrida por el paciente o por un pariente cercano de la víctima.

En Portugal tenemos un Sistema Nacional de Salud reconocido en todo el mundo y, a pesar de la profesionalidad de nuestros médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud, la sobrecarga del sistema y la falta de financiación de los medios, están detrás de la mayoría de las negligencias médicas que se producen en nuestro país.

Cuando se produce una lesión (cualquiera que sea), la Administración (o su aseguradora) debe indemnizar al paciente lesionado; esto se denomina responsabilidad médica.

Al reclamar una indemnización por presunta negligencia médica, debe comprobarse de antemano la viabilidad técnica y jurídica de la reclamación.

Para ello, Belzuz Abogados SLP - Sucursal em Portugal, pone a su disposición nuestro equipo de abogados con amplia experiencia en esta área de actividad, para verificar la viabilidad de su reclamación y un bufete de expertos que estudiará la viabilidad técnica y especializada de su caso.

Reclamar una indemnización por daños y perjuicios es una cuestión de justicia. La denuncia de la negligencia médica no tiene por qué ir en detrimento de los profesionales de la salud que trabajan con un alto nivel de dedicación. Además, la presentación de una reclamación por asistencia sanitaria con problemas también sirve para garantizar que la Administración de Salud (o el hospital en cuestión) no vuelva a cometer el mismo error, y para mejorar la calidad de la asistencia, lo que redundará en beneficio de todos.

Vía Administrativa

En Portugal, gran parte de la prestación de servicios de atención de la salud está a cargo del sector público, a saber, en el marco de la red establecida por el Servicio Nacional de Salud (SNS).

Dentro de la red de atención sanitaria ampliada, la división entre el sector público y el privado es distinta, dada la existencia de numerosos proveedores de atención sanitaria privada en ámbitos como los cuidados paliativos y las residencias de ancianos. En este sentido, si los hechos objeto de la reclamación se han producido en la esfera pública, la persona responsable de los daños que puedan haberse producido en la prestación de la asistencia sanitaria es la Administración Pública. Dado que nuestra Constitución y las leyes establecen la obligación de indemnizar a los particulares por los daños y perjuicios que les causa la Administración Pública, la interposición de una acción administrativa contra la Administración Pública será la vía más adecuada.

La vía administrativa es adecuada para los casos en que la denuncia debe presentarse contra la Administración Pública. La reclamación de daños y perjuicios se hará en la vía administrativa.

El proceso, incluso con un largo período de tramitación, permite la audiencia de la parte interesada y, si se solicita, se pueden emitir informes periciales que reflejen los contornos de la salud y la asistencia médica. En particular, será conveniente solicitar el análisis de la asistencia sanitaria al Consejo Médico-Jurídico del Instituto Nacional de Medicina Forense, que emite dictámenes técnico-científicos en los casos más complejos de responsabilidad médica. Este órgano se encargará de determinar si la denuncia es viable o si, por el contrario, la solicitud debe ser rechazada.

Al final de esta fase se obtiene una sentencia que considera la reclamación como fundada o infundada y concede una indemnización para reparar el daño sufrido.

Vía Civil

La vía civil es adecuada para los casos en que la reclamación debe hacerse contra un particular, una empresa o un asegurador. La vía civil es exclusivamente una reclamación por daños y perjuicios. La vía civil tiene una duración aproximada de un año y medio desde que se inicia la demanda. Sin embargo, en los procedimientos civiles se puede obtener un acuerdo antes de que se enjuicie el conflicto, lo que puede conducir a la reducción de los costes.

La vía civil es la forma de reclamar ante sujetos de derecho privado (residencias de ancianos privadas, hospitales privados...). La vía civil es también la forma de reclamar ante una compañía de seguros de los proveedores de servicios de salud (residencias de ancianos, hospitales privados...).

La vía civil es más rápida que la administrativa y la contencioso-administrativa, pero contempla un riesgo mayor en caso de que la demanda no se considere justificada: la imposición de costas judiciales según la cantidad reclamada.

Vía Penal

Por la vía penal, la supuesta comisión de un delito (delito a la integridad física, homicidio, imprudencia profesional en los tratamientos médico-quirúrgicos) puede ser perseguida por la acción u omisión de personas físicas o, en casos muy concretos, se puede exigir la responsabilidad penal de personas jurídicas. La vía penal es, quizás, la de mayor duración, ya que se articula en dos fases bien diferenciadas: la instrucción (o investigación) y la fase de juicio en la que se decide sobre los hechos investigados (el juicio oral).

Esto también ocurre porque, durante la fase penal, intervienen muchos elementos que escapan al control de los Abogados, como, por ejemplo, la participación del Ministerio Público. Sin embargo, de esta manera corresponde al Ministerio Público investigar los hechos denunciados, lo que reduce los costes asociados al proceso.

El procedimiento penal no sólo consiste en exigir una indemnización por los daños sufridos, sino también en condenar al presunto autor de los daños a la privación de libertad y/o la inhabilitación profesional.

 

Más información sobre el Departamento de Responsabilidad médica | (Portugal)

Riesgos laborales

Todos los trabajadores, sean públicos o privados, tienen derecho a ejercer su actividad en condiciones de seguridad y salud en el trabajo. Los contagios, los accidentes y las enfermedades profesionales deben ser indemnizados cuando causan una violación de las normas de seguridad y salud en el trabajo.

En Portugal, los empleadores deben poner a disposición de sus trabajadores los medios de protección necesarios para evitar que sufran cualquier daño durante el tiempo de trabajo. Además, los empleadores también deben adaptar los trabajos a las necesidades específicas que puedan tener los trabajadores.

De la misma manera, los trabajadores públicos también tienen derecho a trabajar en condiciones seguras. Con ese fin, la Administración Pública tiene la obligación de proporcionar los materiales de protección necesarios (o aplicar las medidas de adaptación necesarias) para garantizar que los trabajadores públicos presten servicios en un entorno seguro. Profesionales de la salud, miembros de las fuerzas de seguridad, bomberos... Todos ellos constituyen la primera barrera de protección de la sociedad. Debemos protegerlos y cuidarlos para que puedan prestar sus servicios.

En Belzuz Abogados SLP - Sucursal en Portugal contamos con un equipo de abogados con amplia experiencia en el seguimiento de procesos de accidentes de trabajo y reconocimiento de enfermedades profesionales, que pueden ayudar a cualquier parte perjudicada o empleador a definir las responsabilidades asociadas a una situación de posible violación de las normas de seguridad y salud en el trabajo.

 

Más información sobre el Departamento de Responsabilidad médica | (Portugal)

Residencias de mayores

Tenemos una deuda con nuestros mayores en la última etapa de sus vidas. Con el ajetreo de la vida diaria, no podemos compartir todo el tiempo que queremos con ellos, por lo que dependemos de las residencias de ancianos y otros establecimientos de esta naturaleza para cuidarlos.

La decisión de llevar a nuestros ancianos a un hogar no es fácil. Dejar a nuestro padre/madre en manos de extraños requiere un esfuerzo de toda la familia; por eso exigimos a estas instituciones, a cambio, que no escatimen recursos y personal para que nuestros ancianos estén bien cuidados.

Desgraciadamente, en los últimos tiempos, la calidad de los cuidados que reciben nuestros ancianos ha sido objeto de noticias en todos los medios de comunicación: ancianos abandonados, maltratados o incluso maltratados por los supuestos responsables de los mismos. Este tipo de situación, que puede incluso dar lugar a lesiones, es susceptible de responsabilidad civil; es decir, la negligencia en el cumplimiento de los deberes en las residencias y hogares de ancianos puede dar lugar no sólo a una investigación de los hechos y a la adopción de medidas correctivas, sino también a una posible indemnización. Las caídas, la falta de higiene, la falta de seguimiento en algunas residencas se está convirtiendo en uno de los problemas que no hemos podido resolver como sociedad.

La falta de atención a nuestros ancianos por parte de las residencias públicas o privadas puede dar lugar a diferentes acciones, todas las cuales conducen al restablecimiento de las mejores condiciones de vida para aquellos familiares que más deseamos o a tratar de reparar el daño causado.

En Belzuz Abogados SLP - Sucursal en Portugal contamos con un equipo de abogados con amplia experiencia en el seguimiento de casos de responsabilidad por falta de atención adecuada en residencias de ancianos, hogares y proveedores de cuidados paliativos.

 

Más información sobre el Departamento de Responsabilidad médica | (Portugal)

 

  PRIMERA CONSULTA GRATUITA | +351 968559667

 

Madrid

Belzuz Abogados - Despacho de Madrid

Nuñez de Balboa 115 bis 1

  28006 Madrid

+34 91 562 50 76

+34 91 562 45 40

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lisboa

Belzuz Abogados - Despacho de Lisboa

Av. Duque d´Ávila, 141 – 1º Dtº

  1050-081 Lisboa

+351 21 324 05 30

+351 21 347 84 52

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Oporto

Belzuz Abogados - Despacho de Oporto

Rua Julio Dinis 204, Off 314

  4050-318 Oporto

+351 22 938 94 52

+351 22 938 94 54

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Negligencias médicas Portugal

+351 968559667

PRIMERA CONSULTA GRATUITA


Asociaciones