Las pólizas de D&O como nueva forma de aseguramiento de la responsabilidad profesional de directivos y administradores

VolverEn los últimos años, diversos escándalos de índole económica en el ámbito de la empresa han saltado a la palestra llegándose a convertir en verdaderos culebrones mediáticos. Entre ellos, se cuentan el ‘Caso Bankia’ y el uso de las conocidas como ‘tarjetas black’ o el más reciente ‘Caso Villarejo’, que ha llegado a salpicar a varios directivos de una de las entidades bancarias más importantes de España.

El riguroso desarrollo societario y económico del tejido empresarial ha llevado a muchas compañías a buscar fórmulas que cubran los posibles errores de gestión que cometan sus directivos o administradores, en un mundo sometido cada vez a más regulaciones y controles en el desempeño de las funciones propias del cargo que ostente el directivo. Y, como de costumbre en el mercado asegurador, ante un pico de demanda de una necesidad, no tarda en ofrecerse un producto que satisfaga la misma. Así, comenzaron a ofrecerse pólizas dirigidas a cubrir las actuaciones que los altos cargos realizan en el ámbito profesional, es decir, en nombre de la compañía, y que puedan causar un perjuicio económico a terceros.

Conocidas bajo el nombre de “pólizas D&O” (directors and officers, por sus siglas en inglés), este producto, que ya venía reclamándose en Reino Unido y EEUU con anterioridad, ha tenido una gran acogida en el mercado, siendo pocas las sociedades que pueden contarse cuyos directivos no gocen de los beneficios de una póliza de estas características.

Estos seguros, normalmente dirigidos a administradores, consejeros y directivos, no debe de ser confundido con los seguros de responsabilidad civil con los que deben de contar todas las empresas y que viene a proteger a los empleados de la misma (aunque en ocasiones se ponga en tela de juicio la extensión de coberturas de las pólizas D&O por la complejidad de los organigramas de ciertas compañías).

Si nos sumergimos en este tipo de pólizas, veremos que la protección suele darse en dos sentidos:

• Actos de gestión negligente: Resumidamente cubrirían indemnizaciones a terceros, restitución de la imagen pública o sanciones impuestas por organismos reguladores.

• Gastos de defensa jurídica: Cubriendo la cuantía del procedimiento judicial que pueda derivarse de la reclamación indemnizatoria, lo que puede alcanzar un alto coste si el asegurado tiene la libertad de elegir el despacho al que encargará su defensa.

Esto no quita que haya aseguradoras que amplíen las coberturas y ofrezcan productos que cubran a directivos y administradores de posibles fianzas civiles o penales a las que hayan de hacer frente, indemnizaciones en materia laboral relacionadas con sus propios empleados, créditos a acreedores para el caso de sociedades que se encuentren en procesos concursales o deudas tributarias derivadas de su posible posición de responsable civil subsidiario…

En cuanto a la duración de estas pólizas, si bien es cierto que la gran mayoría son anuales, existe un periodo de descubrimiento (tiempo tras el vencimiento de la póliza que continúa cubriendo los perjuicios que se hubiesen podido generar durante el tiempo en que ésta estuvo en vigor) que puede llegar a abarcar importantes lapsos temporales.

No obstante, hemos de tener claro que estos productos no tienen una extensión ilimitada, y que van a cubrir a los asegurados por absolutamente cualquier actuación realizada en el ámbito empresarial. Así, existen ciertas exclusiones que quedarán fuera del campo de cobertura del producto; algunas de las cuales son: actos fraudulentos o deshonestos que se salgan de las directrices de los códigos de buen gobierno corporativo, perjuicios materiales o indemnizaciones de daños corporales o los gastos judiciales de procedimientos ya iniciados en el momento de entrada en vigor de la póliza; a parte de la cantidad límite de indemnización asegurada en la que tenemos que fijarnos a la hora de contratar un seguro.

CONCLUSIÓN

Por todo ello, y dado que como hemos visto epidérmicamente, este tipo de pólizas D&O son productos de gran importancia para las sociedades y pueden exponer a las mismas a notorios perjuicios económicos y reputacionales, desde el Departamento de Derecho del Seguro de Belzuz Abogados, S.L.P. recomendamos contactar con un profesional que pueda guiarnos a la hora de hacer frente a reclamaciones en las que intervenga este tipo de productos y asesorarnos sobre las distintas coberturas.

José Temes Mosquera  José Temes Mosquera

Departamento de Derecho del Seguro | Madrid (España)

 

Belzuz Abogados SLP

La presente publicación contiene información de carácter general sin que constituya opinión profesional ni asesoría jurídica. © Belzuz Abogados, S.L.P., quedan reservados todos los derechos. Se prohíbe la explotación, reproducción, distribución, comunicación pública y transformación total o parcial, de esta obra, sin autorización escrita de Belzuz Abogados, S.L.P.

0
0
0
s2smodern

Madrid

Belzuz Abogados - Despacho de Madrid

Nuñez de Balboa 115 bis 1

  28006 Madrid

+34 91 562 50 76

+34 91 562 45 40

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lisboa

Belzuz Abogados - Despacho de Lisboa

Av. Duque d´Ávila, 141 – 1º Dtº

  1050-081 Lisboa

+351 21 324 05 30

+351 21 347 84 52

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Oporto

Belzuz Abogados - Despacho de Oporto

Rua Julio Dinis 204, Off 314

  4050-318 Oporto

+351 22 938 94 52

+351 22 938 94 54

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Asociaciones

Subir