Desplome de la tasa de nupcialidad

VolverA los profesionales de derecho de familia nos llama la atención como la tasa de nupcialidad se ha desplomado, y es que pese al aumento espectacular poblacional derivado de la inmigración, el número de matrimonios sigue estancado.

En el año 2.006 se registraron 211.818 matrimonios, 7.024 menos que en el año 1.991, y además los matrimonios se producen cada vez más tardíos, siendo la edad de los contrayentes superior a la de la media europea. La de los hombres en España es de31,52 años y en la UE de 30,4 años de media, y la de las mujeres en España de 29,37años y en la UE de 28,1 años.

Tras la entrada en vigor de la Ley 15/2005, de 8 de julio, de modificación del Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de separación y divorcio ( 10 de julio de 2.005), España se ha convertido, junto con Bélgica, en el país de la UE27 con mayor tasa de rupturas de matrimonios. El número de divorcios en España ha pasado de ser 33.104 en 1.995 a 126.952 en el 2.006 lo que supone un crecimiento de más del 283%. En Septiembre de 2007 ya se han superado el millón de divorcios acumulados (1.018.877) en España desde el año 1.981.

En el creciente número de rupturas tiene gran influencia que el cambio del concepto tradicional de la relación en pareja no esta siendo acompasado en igual medida por el ideal que se tiene de la pareja y la realidad de la misma, motivando serios conflictos. Sobre todo en cuanto al ideal del varón del papel de la mujer en la pareja, que hasta los años 70 en la mayoría de los casos se la representaba casi exclusivamente como esposa y madre, cuando la realidad es que la mujer se une en igualdad con su pareja, dentro y fuera del hogar.

Otro factor importante es que se ha desligado la unión del sentimiento religioso. En España es evidente que entre las nuevas generaciones, cada vez son más habituales las uniones basadas en un compromiso de ayuda mutua, sin más complicaciones, postergando un posible proyecto familiar, o sin ni siquiera planteárselo.

La crisis en la pareja puede surgir con más prontitud y toxicidad si la pareja se ha formado por motivos fundamentalmente de conveniencia material o social en uno de los miembros de la pareja (estatus, poder, riqueza, belleza).

También se produce un aumento de los enlaces tóxicos, y aumentan los indicadores del narcisismo por la cultura de la competitividad en que nos encontramos, que obliga a ciertas personas que vayan adquiriendo la necesidad de ser el mejor, incluso respecto de la pareja.

Muchas veces no se tiene en cuenta que uno es lo que es y no lo que el otro quiere que sea. Las estructuras fundamentales de la persona, la forma de sentir, de pensar, son el producto de un desarrollo personal fraguado en múltiples circunstancias biológicas y sociales. Por eso el unirse en pareja con la esperanza que le cambiaré es muchas veces un error que se paga caro.

A pesar de los cambios sociales que se han producido en las familias los últimos años, entre ellos el incremento de los matrimonios internacionales, que ya representan el 16 %, del total delos que se producen en España, los matrimonios entre personas del mismo sexo o la tendencia hacia una sociedad erotizada, continúa existiendo un ideal de pareja estable y la exigencia de fidelidad sexual ligada a la fidelidad amorosa.

Tan importante como compartir en igualdad, sigue siendo la fidelidad al proyecto común,sobre todo si es el proyecto de una familia que afecta a terceros, como los hijos y los familiares por afinidad. Cuando uno está seguro de que ha dejado de ser el proyecto de su vida, el compromiso con el mismo se convierte en una cadena del que tratará de liberarse tarde o temprano.Si estar con alguien implica la destrucción del yo, entonces mejor estar solo. Por eso, sillega ese momento, es positivo que la pareja se separe, la cuestión es como.

Por eso cada vez son más los juristas especializados en derecho de familia que abogan por un Pacto de Estado que genéricamente contemple medidas de apoyo a la familia, a desarrollar y ejecutar por las administraciones y agentes sociales.

Medidas como campañas de sensibilización social, potenciación de la mediación familiar impulso de centros de orientación y mediación familiar, públicos y privados, que entre otros ayuden a analizar si realmente se quiere poner fin a dicho proyecto, y en su caso, facilite una separación menos traumática.

Clara-Belzuz-FernandezClara Belzuz Fernández

Directora del Departamento de Derecho de familia

 

Belzuz Abogados SLP

La presente publicación contiene información de carácter general sin que constituya opinión profesional ni asesoría jurídica. © Belzuz Abogados, S.L.P., quedan reservados todos los derechos. Se prohíbe la explotación, reproducción, distribución, comunicación pública y transformación total o parcial, de esta obra, sin autorización escrita de Belzuz Abogados, S.L.P.

Madrid

Belzuz Abogados - Despacho de Madrid

Nuñez de Balboa 115 bis 1

  28006 Madrid

+34 91 562 50 76

+34 91 562 45 40

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lisboa

Belzuz Abogados - Despacho de Lisboa

Av. Duque d´Ávila, 141 – 1º Dtº

  1050-081 Lisboa

+351 21 324 05 30

+351 21 347 84 52

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Oporto

Belzuz Abogados - Despacho de Oporto

Rua Julio Dinis 204, Off 314

  4050-318 Oporto

+351 22 938 94 52

+351 22 938 94 54

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Asociaciones

Subir